Tú nada más (Reseña) – Ana Coello

Esta historia está narrada en tercera persona, Anel es una chica de 18 que ha ingresado a la escuela de derecho en la universidad, es delgada y tiene un aspecto realmente frágil. Debido a la fragilidad que la delgada chica aparenta, se ha visto amenazada por un grupo de chicos.

Un día, Anel estaba siendo nuevamente molestada por un grupo de chicos, y un joven tosco y arrogan iba pasando muy cerca, sin embargo, cuando este vio lo que sucedía, no pudo evitar acudir en su ayuda. Al rescatar a la delicada Anel, este se presenta como Marcel y le dice que la llevará a su departamento, Marcel la atiende bien y le da de comer, todos los días entre ellos se vuelven así, Marcel siempre la invitaba a pasar el rato, y aunque ninguno de los dos sentía atracción por el otro, se la llevaban muy bien.

Anel vive un tormento a diario en su casa, vive con su madre, ellas no tienen una relación tan estrecha, por lo que no se toman en cuenta una a la otra, el marido de su madre es peor, no es lo que ella ve en casa. Y su hermana mayor, casi nunca se encuentra en la casa, por lo que Anel, siempre está sola.

Marcel ha heredado un imperio que sus padres le dejaron después de sus muertes, por esto ha terminado estudiando una carrera que no le gusta, generalmente se la pasa en fiestas y tiene relaciones sin compromiso.

A medida que Marcel y Anel pasan tiempo de calidad juntos se van abriendo el uno al otro, se cuentan sus problemas y viven momentos agradables, y conforme avanza la historia, la atracción entre ambos comienza a manifestarse con tentaciones.

Esta historia es bastante sencilla, los personajes están bien desarrollados y hay momentos difíciles que le dejarán un sabor amargo, pero ya sabe, “no hay mal que el amor no cure”.