Administración de los Recursos Humanos en las PYME (Reseña) Francisco Javier López Chanes, Alicia Casique Guerrero, Julián Ferrer Guerra

En la actualidad, se tiene la certeza de que existen vínculos en el desempeño de una organización y su capital humano. La vitalidad de una empresa, en esencia, depende de sus asalariados y no de sus activos fijos (equipos, maquinaria y tecnología). Esta afirmación cobra aun mayor grado de veracidad en caso de las pequeñas y medianas empresas, para las cuales la administración de recursos humanos representa una actividad clave.

Al igual que las grandes empresas, las pymes requieren de personas calificadas, competentes, autónomas, dinámicas e innovadoras. Pero las personas no se movilizan ni se capacitan por si solas; su creatividad no puede concebir innovaciones si la organización no fomenta las condiciones adecuadas para ello. Sin embargo, por largo tiempo, los dirigentes de pymes, han descuidado la administración de los recursos humanos, al relegarla al nivel de una actividad secundaria. Además ARH pocas veces se integra a la estrategia de la empresa, si es que esta existe.

En una de las tantas lecturas que he realizado sobre la física y sus representantes destacados, recuerdo que me topé con una frase que desde que la leí la he repetido constantemente para ilustrar de manera directa lo que significa ubicarse en la realidad que nos rodea. La frase fue dicha por Albert Einstein y, parafraseada es algo así: “Lo más cercano a la locura es imaginar que haciendo lo mismo obtendremos resultados diferentes”. Interesante, ¿verdad? Cuando me ha tocado asesorar a pequeñas y medianas empresas he notado que con frecuencia el ejercicio de la gerencia en la gestión humana pareciera ignorar las sabías palabras del físico y se empeñan en repetir una y otra vez la misma opción esperando obtener una respuesta distinta de sus colaboradores.