La reina Roja: La jaula del rey, N.3 (Reseña) - Victoria Aveyard

La jaula del rey ha sido la entrega más poderosa, profunda y contradictoria de La Reina Roja hasta ahora. La primera parte del libro es lenta y tediosa, hace que al final parezca que las innumerables páginas son importantes en la vida de los personajes, pero debido a que la lectura se vuelve tan pesada, es comprensible que el lector decida pasarlas de igual forma, sin remordimientos. Sin embargo, la segunda parte compensa con luchas épicas y momentos alegres que sólo sirven para destrozar al lector unos minutos más tarde.

Mare pasa seis meses encarcelada, torturada, viviendo a merced de un malvado rey que la mantiene en una jaula porque esa es la única forma en que ella se quedará con él, la usa para servir a sus propios fines y cada día roba una parte de ella y la reemplaza con desesperanza y enojo, mientras que la Guardia Escarlata hace nuevos aliados y se esfuerza por poner fin a su reinado de mentiras. Con amenazas de guerra civil, casas rebeldes que reclaman poder y sangre nueva que cambia el equilibrio de las cosas, el reino de Norta será reformado o envuelto en llamas; porque solo hay un trono y dos hijos Calore que están divididos por traición, ambición y una tenaz muchacha del rayo.

"Soy Mare Barrow. No Mareena, no la chica del rayo. Mare."

¿Quién es Mare Barrow? Una hipócrita egocéntrica, una asesina, una traidora... Eso es lo que te hubiera dicho al principio de King’s Cage. No es de esperar que les diga que no soy aficionado a Mare. De hecho, una parte de mí, triste y algo cruel, disfrutó de sus torturas y su desesperación, todos esos momentos en que finalmente sintió el peso de sus errores y apresuró sus decisiones. “¿Quién eres tú para juzgar a Cal?”“¿Cómo puedes culparlo por no haber tomado una posición después de todo el horror y la injusticia que ha presenciado cuando el camino que sigues está pavimentado con más sangre y discriminaciones inversas en nombre del bien común?”

Es una sensación amarga que deja cuando decía que conocía bien a Maven, Maven de todas las personas; un chico malvado y roto que seguía con sus atrocidades incluso cuando su marionetista se había ido, mientras que nunca intentaba ver las cosas desde la perspectiva de Cal . En King's Cage, demostró que ella es más. Y de alguna demuestra que ni un solo personaje en esta serie es puramente malvado o puramente bueno, de la misma manera que lo aprendió. Mare Barrow se convirtió en una heroína tolerable. Aunque no se puede decir lo mismo de Maven, es cierto que él no nació como un monstruo, que su locura es el resultado de su horrible madre, y después de sus confesiones es de comprenderlo, pero no del todo. Algunas elecciones eran suyas; los bebés sacrificados, la manipulación de la corte, los juegos de poder, eran suyos. Lo que siente por Mare no es amor, solo una obsesión enferma.