After. Almas perdidas (Reseña) - Anna Todd

Compra de Libros

  • Titulo: After. Almas perdidas
  • Editorial: Planeta
  • Idioma: Español
  • Año: 2015

Tessa, ha reflexionado un poco, no obstante, sigue sin estar al tanto de cómo controlar a Hardin, tal y como en los otros tomos. El hecho de conservar una relación con Hardin hace que ella solo tenga a Landon para decirle sus penurias, no digo que Landon sea mala persona, al contrario, creo que es el único personaje razonable en estos libros, pero es un poco triste que Tessa solo lo tenga a él, porque Hardin le impide que hable con Zed, que la verdad, no creo que sea trigo limpio, pero tampoco me parece tan mala persona como lo pinta Hardin. La madurez de Tessa la descubrí en el momento en el que ella decidió irse a Seattle sola.

Resulta que ahora la empresa para la que trabaja abre una sucursal en Seattle. Hubiera estado muy mal desaprovechar esa oportunidad. Pero eso no quiere decir para nada que me guste, para mi sigue teniendo una opinión de si misma muy baja y depende demasiado de Hardin, se ancla a el de una manera increíble y cuando el se va lo que más le preocupa es buscar una solución, algo bueno de lo que ha hecho Hardin por ella para poder volver con él, por no hablar de que hace un desierto de un granito de arena, es muy exagerada.

Luego está Hardin, que no ha cambiado, sigue siendo el mismo Hardin de En mil Pedazos. Si no fuera porque al leer la parte en la que narra él asegura todo el rato que está súper enamorado de Tessa, no lo hubiera pensado. No sé cómo sentirme respecto a él.

En algunos momentos es muy violento porque se imagina cosas que no son, es celoso hasta un punto inimaginable, le gusta controlar todo y cuando no, estalla. También es verdad que con Tessa, cualquiera estalla, pero eso no justifica su carácter. Pero en otros momentos es muy tierno, y casi que te da pena porque estamos hablando de alguien que no se había enamorado en sus 21 años de vida, y está descubriendo eso por primera vez y no sabe como sentirse al respecto.

Aunque no todo lo de Hardin es malo, la parte positiva de leer su narración es que ves hasta que punto se controla, y hasta que punto intenta no golpear a la pared cuando está cruel, o como reprime el impulso de decir cualquier comentario, pero, al igual que con Tessa, no quiere decir que el personaje me agrade. Sigue siendo un mentiroso.

En este libro han habido situaciones que para mí era sólo una crueldad de la autora para mortificar aun más a los personajes, como por ejemplo la traición de Steph. Cuando estaba leyendo eso, me quedó como fuera de lugar, es como si no encajara del todo con la historia, quiero decir, ella se comportó bastante bien con Tessa en los últimos libros, ¿Por qué hacerle eso ahora?

Para mí Almas perdidas es mejor que el libro anterior, siguen habiendo peleas pero con más sentido común, aunque no me gusta la relación que mantienen Hardin y Tessa.  Y en Almas Perdidas más que nunca. Muchas de las peleas de Hardin y Tessa se deben a su pasado familiar. Aparece el padre de Tessa.

No sé porque, pero en algun momento pensé que iba a aparecer. Resulta que ahora es un drogadicto, no solo alcohólico, y la verdad es que fue muy bonito que Hardin intentara cuidar de él sin avisar a Tessa para no preocuparla. Por fin se ve algo de compasión en él.

Aunque la cosa está muy tensa para el siguiente libro, creo que dejaré pasar unos pocos días antes de empezar Amor infinito. Tengo ganas de saber que pasará con Hardin y Tessa, aunque sospecho que acabaran casados y con hijos, pero quizá pasa algo diferente, así que lo leeré, pero de aquí a un tiempo.