El sendero del amor (Reseña) – Nicholas Sparks

Sarah Andrews, es una mujer que mantuvo un matrimonio durante tres años con Michael, pero cuando querían formar una familia se enteran de que Sarah es infértil, Michael acaba pidiéndole el divorcio. Destrozada, se fue de Baltimore para comenzar una nueva vida  en otro lugar lejos de él, Sarah es profesora, y Jonah, de siete años, es uno de sus alumnos, tiene problemas de aprendizaje, por lo que ella le ofrece a Miles, el padre de Jonah, darle clases en las tardes tres veces por semana, para así ponerlo al día con sus otros compañeros.

Miles Ryan tiene treinta y dos años y es viudo, también es el Sheriff de su localidad. Su difunta esposa Missy, fue asesinada dos años atrás en un accidente de auto, el culpable se dio a la fuga dejando a Miles con un sabor amargo en la boca desde entonces. El día de la muerte de Missy, Miles fue de pesca y dejó a su esposa con su hijo arreglando el jardín porque al día siguiente tendrían a sus familiares de visita. Cuando Miles llegó a casa, Missy se encontraba molesta con él, por lo que salió a correr. Miles no supo nada más de Missy, fue la última vez que se vieron y hablaron, pues al cabo de un rato Missy fue encontrada en la vía atropellada por un automóvil. Miles intentó encontrar al culpable, pero nunca pudo dar con él…

Sarah y Miles se conocen mejor, pasan momentos agradables juntos y se tienen bien estando juntos, poco a poco Sarah comienza a sentirse atraía por Miles  y él aunque aún no está claro de sus sentimientos, termina enamorándose de ella. La verdad es que hay un secreto que los conecta a ambos en el pasado y ahora en el presente y el que Brian, el hermano de Sarah, fue quien atropelló a la difunta esposa de Miles.

Brian le contó a Sarah y  esta, asustada por perder a Miles, insiste en que debe contarle la verdad. Cuando Miles se entera por boca de Brian, lo esposa y se lo lleva, pero sufren un accidente de tránsito. Aunque Miles salió ileso, Brian estaba herido y terminó en el hospital. Miles nunca fue a buscarlo para llevarlo preso; al contrario, lo esperó un día jueves en la tumba de su esposa, a la que Brian llevaba flores esos días sin excepción por la culpabilidad que cargaba debido al accidente.

Miles lo perdona, Brian se va a California a ejercer como médico en el área de emergencias salvando vidas. No mantiene mucha comunicación con su hermana, debido a que Miles decidió seguir enamorándose de ella, terminando juntos con su hijo Jonah, al que nunca le contó lo sucedido.